domingo, 16 de octubre de 2011

LOS CARAPACHOS

LOS CARAPACHOS.
GRACIAS AL PROFESOR: JULIO CESAR PINEDO REATEGUI POR SU APOYO Y CONTRIBUCION.

Según las crónicas dejadas por los Franciscanos, los Carapachos, era una tribu de carácter guerrera, que defendían su territorio con suma fiereza; incluso se sabe por los escritos, que los soldados del Tahuatinsuyo, se entrenaban en sus filas, de donde salían valerosos guerreros, con ganas de victorias y que desconocían la derrota, en luchas cuerpo a cuerpo, eran imbatibles. Vivían de la cacería, recolección de frutos, así como a la pesca. Pero también utilizaron la agricultura como medio de sobrevivencia, sembraron la yuca, camote, y papas; conocieron hierbas medicinales como todo buen nativo indígena; en sus armas utilizaban partes de los animales cazados, como huesos en sus puntas de lanzas, espinas en sus puntas de flechas e intestino de animales para la cuerda del arco, utilizaban las plumas como ornamenta en sus lanzas y sus vestidos.Esta tribu esta dirigida por un cacique, una persona sabía de edad avanzada, que en un determinado tiempo, escogía a los adolescentes más fuertes y valientes, y le sometían a pruebas rigurosas, que duraban entre tres y seis meses, una vez culminado la preparación física, eran enviados a la selva virgen para que aprendiesen la sobrevivencia, los que soportaban esta cruda prueba, recién eran aceptados como soldados y cazadores de la tribu. Se sabe que algunos caciques tenían descendientes que dirigían a los súbditos; son la única tribu donde el cacique era considerado como jefe en casos de guerra.En estas pruebas tenían que demostrar valor, respeto a la jerarquía, soportar el dolor, y olvidarse del miedo. Antes de ingresarlos a la selva, eran sometidos a ceremonias religiosas, y cada muchacho pedía a su Dios que le protegiera y le diera sabiduría y guiarle en su sobrevivencia de la selva. Pero muchos de ellos durante el arduo agotamiento, eran visitados por sus dioses que a veces eran diferentes a los que invocaban antes de iniciarse, y adquirían la destreza de cada dios visitante.
Cuando llegaba el tiempo de salida, eran esperados con gran júbilo, y los vencedores, eran llamados con nombres divinos de sus dioses, es decir, mono, jaguar, serpiente, tucán, etc. La fiesta comenzaba en la madrugada y terminaba cuando toda la comida y el trago se acababan, los nuevos reclutas para demostrar lo que habían aprendido, danzaban golpeándose y no demostrando el menor miedo. Es así como se proclamaba a los nuevos guerreros cazadores del cacique. Se dice que recién podían casarse y tener sus hijos, pero debían de estar listos para cualquier tipo de guerra o cuando se necesitaba que los cazadores fueran a buscar nuevas presas.
Cuando el cacique los llamaba para ir de cacería, los escogidos se sentían privilegiados, y salían con sus mujeres al campamento, donde en una ceremonia eran invocados los dioses que los habían protegido, demostraban su fortaleza luchando entre ellos, por que solo los mas adaptados serían los cazadores, y este título era muy admirado entre los pobladores, por eso las mujeres rogaban para que su marido pudiera salir escogido por el cacique.
En las cacerías, emboscaban a sus presas y los mataban a bases de arcos con flechas y lanzas. De igual forma eran en las pescas. Las presas muertas eran secados con fuego (ahumado) para mantenerlos en buen estado, luego eran llevados a la tribu, donde eran recibidos jubilosamente, luego las mujeres cortaban la carne, que luego sería almacenado para después ser distribuidos entre los habitantes del pueblo. Según algunas escrituras encontradas, dicen que el Inca Pachacutec, enviaba a este pueblo a sus jóvenes para que entrenaran para la guerra, ya que los Carapachos eran bien conocidos por su destreza en la preparación de jóvenes guerreros. También eran celosos de sus plantaciones de coca, y realizaban trueque con los incas por productos de la sierra, como el maíz, papa, oca, camote, etc.Vivieron hasta la época colonial, fueron feroces combatientes contra los invasores españoles, se cuenta que el Capitán Gómez Arias Dávila que por temor de sus ataques, decidió explorar la selva por la parte de Huánuco haciendo amigos de los tinganeses y panatahuas como protección para pasar por sus límites. Pero fueron evangelizados en el año 1632 por el padre Franciscano Juan Rondón.Su desaparición se debió a las enfermedades que trajeron los colonizadores evangélicos, y por la forma de vivir, no se sabe a ciencia cierta de su desaparición total, pues solo se tiene información escrita hasta el año 1704 (de todas las tribus). Se sabe que dos sobrevivientes de los Carapachos se fueron a vivir en la ciudad de Lima, desde entonces no se ha sabido nada de ellos.

QUIEN DESEE EL TRABAJO COMPLETO (MONOGRAFIA )ESCRIBIR AL CORREO....POR FAVOR AYUDEN A HACER DE ESTE BLOG UNA ENCICLOPEDIA. GRACIAS...

Datos personales

Mi foto
SMP, CALLAO, Peru
DOCENTE-LIMA-PERÚ